Conseguir un queque puede ser un deporte sangriento, pero dulce

La gente de Don Jacobo es tan dulce como sus queques

El día de hoy, mi cuchurrumino y yo planeamos ir a visitar a una nueva sobrinita que tenemos y se nos ocurrió llevarle su primer queque. Por mi casa hay una pastelería muy buena que nos encanta y venden unos cupcakes que además de bellos, son bastante ricos.

La pastelería se llama Don Jacobo, Postres y Ponques, está localizada en Rohrmoser, de Plaza Mayor 50 metros al Sur. Si alguna vez andan por aquí vayan, no se van a arrepentir.

Pero este post no es para promocionarlos, aunque vale la pena hacerlo, es para contarles porqué conseguir un quequito, para nosotros fue sin duda un deporte sangriento:

Luego de elegir el cupacake y pagar, mi esposo y  yo salimos de la pastelería, el lugar tiene puertas de vidrio: yo salí por la que estaba abierta, mi marido por la que estaba cerrada!

El la atravesó sin chistar ni decir nada, como un fantasma. La puerta se desplomó detrás de él y mientras todos: los dueños, los empleados y yo pegabamos gritos, mi marido solo se quedó ahí, viéndonos, el dice que no la sintió.

A los segundos comenzó a salirle sangre de la cabeza y de distintas partes del cuerpo, y todos nos asustamos más, los empleados lo llevaron de inmediato adentro, donde le comenzaron a revisar las heridas, le trajeron un té, llamaron la ambulancia y no dejaron de cuidarlo ni por un segundo mientras llegaban a ayudarnos. La gente de Don Jacobo desde los empleados, hasta los dueños se sentían realmente mal por lo sucedido y no dejaban de buscar maneras de chinearlo y hacerlo sentir bien.

Pasamos después de ir al doctor, donde mi marido recibió 5 puntadas en una pierna y le limpiaron multiples rasguños de todas formas y colores, a verlos de nuevo, para que ellos se quedaran tranquilos y además de haber sido increíblemente dulces con nosotros durante todo el asunto, nos regalaron un queque de chocolate delicioso, que le llevamos a los papás de la sobrinita nueva para que compartieran con las visitas que llegan a ver a la nueva bebé.

Todo esto lo cuento para que tengan en cuenta dos cosas:

1. Ir por un queque puede ser toda una aventura sangrienta y desastroza.

2. Los queques de Don Jacobo valen la pena un viaje a emergencias.

Vayan apenas puedan, pero no traten de accidentarse en el local para ver si les regalan un queque, ya eso pasó una vez y no es original. Yo me quedo con la fuerza extraordinaria de mi esposo, la cual por lo visto le permite atravezar puertas de vidrio enteras y no darse cuenta en lo más mínimo.

Anuncios

5 comentarios en “Conseguir un queque puede ser un deporte sangriento, pero dulce

    • En realidad mi querido Pepe, el haber tratado de cobrarle la puerta al cliente habria sido lo “animal” por varias razones:

      1. Ellos deben atraer clientela, no alejarla
      2. La puerta no estaba señalizada del todo y es responsabilidad del negocio mantener el sitio seguro para ellos y para sus clientes.
      3. Toda la situacion fue un accidente, y ellos tienen seguro.

      Pero se te agradece el comentario tan honesto.

  1. uhyyyyy que fatal pero un aplauso a todo el personal por la atencion brindada en este tipo de situación ya que con algo asi se deben de haber controlado bastante … y espero que el muchacho se recupere pronto……..y eso de que los queques estan deliciosos la verdad aun no lo se pero pasare a comprobarlo ………………

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s