Sobre la humillación y el positivismo de quienes somos

Hace unos meses, el 3 de marzo para ser exactos, escribí un post un poco con el hígado, del que no me arrepiento en lo más mínimo porque expuse mi punto de una manera de la que la verdad estoy bastante orgullosa. Ese post se llamaba “Todos Están Gordos Porque Padecen de Tiroides“. Lo escribí porque me topé con alguien mi timeline de Twitter burlándose de un tipo de personas de a gratis, porque ese nisiquiera el tema en cuestión y puta la verdad exploté, y si es cierto que exploté porque yo soy parte de ese tipo de personas de las que él hacía burla.

En los útimos meses he visto varias campañas en pro de lo que en inglés llaman “Body Positivism“, lo que se traduce exactamente a “Positivismo del Cuerpo“, el cual originalmente me parecía excelente porque enviaba un mensaje de auto estima y auto confianza súper fuerte para las personas. Me parecía que podría ser una herramienta utilísima por ejemplo para los adolescentes, que siempre se sienten tan mal consigo mismos: el mensaje era aceptarse tal y como uno es y amarse.

Lamentablemente ahora se ha convertido en un estandarte para dejar de cuidarse y excusarse por estar gordo por descuidado. Sí eso fue lo que dije: estar gordo por descuidado, y no solo solo gordo, estar enfermo y verse mal por descuidado, en lugar de usar el mensaje de positivismo del cuerpo para ser la mejor versión de uno mismo que uno puede ser.

Anoche le expresé a alguien que seguía en Twitter que uno de sus tuits y su biografía me habían decepcionado. Admito que soy un poco snob con respecto a las personas que sigo en Twitter, a la mayoría para empezar nisiquiera las conozco, y las sigo a todas por que me parecen entretenidas, o porque las considero inteligentes o porque comparten y dicen cosas que me resultan interesantes. Esta persona la comencé a seguir porque me parecía que su humor era inteligente, pero en su tuit que me molestó y en su biografía se burlaba de…adivinaron, de los gordos. Lo cual sigue pareciendome gratuito y ofensivo. Considero que burlarse de una persona por como se ve, o por lo que es es bajo, sucio y denota ignorancia por deporte y no me parece que personas inteligentes y/o estudiadas necesiten recurrrir a ese tipo de humor. De hecho nadie debería hacerlo.

La razón por la que hago mención de estas dos cosas: el positivismo del cuerpo y el tuit del muchacho es la siguiente: todas las personas que pertenecemos a un tipo de persona (valga la redundancia) del cual la gente tiende a hacer mofa, a ofender o a usar de final de sus chistes, debemos empoderarnos y luchar para que esto no se de, pero la manera de hacerlo no es excusándonos por ser quienes somos, sino des-estigmatizando lo que somos, por ejemplo, los gordos no somos el final del chiste, pero tampoco ser gordo es sinónimo de salud, en la mayoría de los casos es parte de un mal mayor.

Les voy a dar un ejemplo: Tess Holliday es una modelo talla grande mega famosa. Es muy bonita y súper activa con este asunto del Positivismo del Cuerpo. Tess ha tenido sobrepeso toda su vida. Hace ejercicio, come saludable y aún así es talla 22. Esta es Tess:

tess holliday

Como les decía, Tess es activista del Positivismo del Cuerpo y para esto creo una campaña chivísima que se llama #EFFYOURBEAUTYSTANDARDS (me c@gx en sus estándares de belleza). La campaña originalmente me pareció hermosa, súper empoderadora y bien hecha, pero con el tiempo, si ven el enlace que lleva el hashtag, notarán que en realidad se ha vuelto en una excusa para descuidarse hasta cierto punto. Ahí justo recae el problema, o mejor dicho los problemas:

1. El positivismo del cuerpo no se limita al peso.

2. El positivismo del cuerpo no es un reemplazo de la auto estima o la auto confianza.

Amarse uno tal cual es es definitivamente imperativo para logra cualquier cosa en la vida, no importa qué. Debemos amarnos para lograr las cosas que soñamos y nos proponemos, debemos tener confianza en nosotros mismos para poder trabajar duro y llegar a ser las personas que queremos llegar a ser.

Aceptarnos tal cual somos debe ser sinónimo de amor propio no convertirse en la excusa de porque no somos la mejor versión de nosotros mismos. Debemos también recordar que la manera en que nos vemos es probablemente un reflejo de lo que somos. Y no importa si somos bajitos, altos, gordos, flacos, negros, rubios, colochos o lacios: si nos amamos a nosotros mismos, si nos cuidamos y si tenemos confianza en la persona que somos, siempre seremos hermosos, nos veremos hermosos y nos percibirán hermosos, porque eso es justamente lo que estamos reflejando.

Si leen mi post anterior, el de que todos somos gordos porque padecemos de tiroides (lo cual no es cierto, que quede claro), se darán cuenta que iniciaba yo con ya lo último que me quedaba para tratar de bajar de peso después de haberlo intentado todo. A pesar que yo siempre he tenido una auto estima y una auto confianza bastante saludable, yo tenía un padecimiento físico, que no eran las tiroides, pero que si afectaba mucho la manera en que me veía: obesa, ojerosa, cansada constamente, y sí, triste, porque el cuerpo que tenía no era aquel con el que yo personalmente me sentía identificada.

Han pasado 4 meses desde entonces. Ya no tengo el padecimiento que me carcomía la salud, y luego de acoplar una rutina de ejercicios (que admito, aborrezco con cada centrímetro de mi ser porque no soy una persona que disfrute realmente de hacer actividad física) y seguir al pie de la letra los cambios de hábitos que me ha recomendado hacer una nutricionista (hago énfasis en cambio de hábitos porque realmente no he cambiado nada de lo que como, solo lo he medido y organizado mejor), he bajado al día de hoy y después de 6 meses: 10 kilos.

BODYPOSS

He trabajado mucho por lograr esto y aun me faltan 18 kilos más que perder, además estoy trabajando en mi tesis de graduación, mis últimas dos materias de licenciatura, hago práctica profesional, planeo mi boda y trabajo tiempo completo.

Además odiar hacer ejercicio y tener que andar cargando la lonchera todos los días con toda la comida que tengo que consumir durante el día, creánme que hacen que sea más complicado aún.

Tampoco tengo la certeza de que todo este esfuerzo durará para siempre, si sé que los hábitos que he cambiado, como los de la comida y el tener que hacer ejercicio, tienen que quedarse por siempre porque ni modo, así es la realidad, si sé que si quiero proyectar lo que siento sobre mi misma debo trabajar para lograrlo y siendo una chancluda que no hace nada por sentirse y verse bien y saludable excusándome en que “me cago en sus estándares” de belleza, no es la manera de lograrlo.

Es cierto que los estándares de belleza son una tontería, y es cierto que no debemos humillar a nadie por como se ve, pero también es cierto que somos responsables de ser las personas que somos y que, temiendo sonar a disco rayado, la mejor manera de amarnos a nosotros mismos es buscando siempre ser LA MEJOR VERSION DE NOSOTROS MISMOS QUE PODAMOS SER.

Mi idea con compartir esto el día de hoy, es que nos sentemos un ratito a pensar: Estamos realmente trabajando por reflejar positivismo? Estamos respetando a nuestros semejantes o son nuestros semejantes el final de nuestro chiste? Estamos enviando mensajes útiles a los demás y a nosotros mismos?

Que tengan todos un bonito día!

Anuncios

2 comentarios en “Sobre la humillación y el positivismo de quienes somos

  1. Hola! A pesar de que entiendo lo que estás diciendo veo una diferencia enorme entre la comedia y lo que uno realmente piensa y refleja al día a día. Estoy segura de que esa persona que mencionás no deja de querer a alguien o de ser amigo porque tenga sobre peso. Creo que parte de la tolerancia de todos es poder reírse de uno mismo. Yo soy judía y paso haciendo chistes de judíos, porque los estereotipos existen y por eso son graciosos. Cada uno tiene sus temas sensibles y parte del proceso de crecer y madurar siento que es no ofenderse ni tomarse las cosas textual y personalmente. Suerte en todo!

    • Hola Solana, pienso hay una diferencia enorme entre el humor inteligente y el humor chabacano. Por otro lado, estoy completamente de acuerdo en no ofenderse y reírse de uno mismo, lo hago todos los días y súper saludable. Sin embargo no verás jamás haciendo chistes que sean una humillación hacia cualquier persona, sea quien sea porque eso es alimentar una costumbre que me parece fea y que no aporta en lo más mínimo a que seamos mejores seres humanos. Yo creo que debemos TODOS tratar de ser personas con corazones más abiertos: hay una inmensa diferencia reírse del día a día, de uno mismo, de los amigos y demás y otra en usar la humillación como humor, eso es triste y es, en mi opinión personal, un recurso sucio. Me gusta el humor negro montones, cuando es inteligente. No me gusta el humor tipo Tom Green: torpe, humillante y soez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s