Restaurante Las Palmas, Barrio Amon

Ayer visité El Restaurante Las Palmas,  localizado en el precioso Barrio Amón y debo admitir que la experiencia fue dulce/ amarga.

Este restaurante es uno de  los promocionados por Credomatic con un 50% de descuento los martes y viernes y lamentablemente me dejó la impresión de que si no fuera por esa promoción habría salido bastante enojada.

El sitio en sí es muy bonito: una casa antigua excelentemente cuidada, de las típicas de Barrio Amón con un precioso jardín el centro y una decoración bastante delicada y llamativa. Las Palmas en decoración deja un lindo recuerdo.

No sé si era por que solo habían 3 meseros o si siempre tienen ese servicio pero en realidad en atención se quedan cortos: a pesar de que los meseros eran cordiales hasta cierto punto, andaban atarantados y como en otro mundo la mayoría del tiempo que estuvimos ahí. Cuando llegué le avisé a uno de los meseros que estabamos celebrandole el cumpleaños a una muchacha del grupo y a pesar de que me dijo que sí tenían algo para felicitarla (asumo que un postre o trago) esa felicitación nunca llegó…durante la noche se lo recordé a otro de los meseros y de nuevo me dijo que “claro con mucho gusto” y nunca pasó nada. Cuando pagamos ni se disculparon ni lo mencionaron tampoco.Uno de nosotros aun espera que le traigan la cerveza que ordenó….

En cuanto a la comida, pues fea no es, pero un medallon de lomito del tamaño de la palma de mi mano (valga decir que tengo las manos pequeñas) completamente seco con un par de vainicas y unas rodajitas de zanahoria cuesta en precio normal 8900 colones, menos mal había descuento.

En resúmen: porciones pequeñas y mal cocinadas, caras si va usted un día común sin promo de Credomatic y servicio amable pero pobre. Para La Detestable, el Restaurante Las Palmas deja un insipido -3 suspiros, serían -4 si hubiera pagado el precio entero.

Anuncios